Bueno, eso digo yo…

Lo que quedó de manifiesto fue la intolerancia de Andrés Manuel ejemplificando como muestra el como no habrá libertad de expresión, mientras impedía que se le hicieran preguntas incluso acallándolas o contestaba con divagaciones que terminaban algunas, en memorizaciones de spots sólo consumiendo el tiempo para que no hubiera necesidad de contestar nada más. Lo preocupante fue el comportamiento de siete grandes personajes que se rindieron ante el miedo de ser atacados por las hordas de seguidores AMLOvers y pejebots igual que a Carlos Marín y al grupo Milenio por haberse atrevido a contradecir e increpar a Andrés. Debo confesar que ese escenario no me gusta. Y seguramente este comentario será un ejemplo pues quien lo lea y sea seguidor del nuevo Mesías, se volcará sobre mis ideas para agredir o pensar hacerlo sin distinguir que somos habitantes de este mismo país y nos preocupa exactamente los mismos problemas, aunque tengamos visiones diferentes de como darles solución, a menos que sean pejebots rusos, venezolanos o croatas. Bueno, eso digo yo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *